Así lo Vivimos: Corona Capital 2019

Cuando se anunció el lineup del Festival Corona Capital había quedado clara una cosa: la música había pasado a un segundo plano (quizás a un tercero). El elenco que el festival más importante del país había conjuntado estuvo basado más en una nostalgia facilona que en la vanguardia. Así pues, la responsabilidad de los actos principales recayó en nombres como The Strokes, Interpol, Franz Ferdinand, Weezer y Keane, grupos que tuvieron su época de gloria hace unos 15 años (Así se les dice, mamá…. “has beens”), y que ya han visitado el país en numerosas ocasiones. A ellos se sumó el fichaje de Billie Eilish, cantante norteamericana que, con tan solo 17 años, ha tenido al mundo a sus pies, además de atraer la atención de “vacas sagradas” como Thom Yorke y Jack White.

A pesar de que este “capítulo 10” se había quedado muy corto con respecto a su hermano menor de Guadalajara (que presentó un impresionante cartel con Tame Impala, The Chemical Brothers, Phoenix y Yeah Yeah Yeahs al frente), la nostalgia y quizás la poca evolución de la audiencia hizo que el evento colgara el cartel de sold out.

Por lo que ya se podían prever cosas como los mares de gente y la inmejorable oportunidad para que la delincuencia hiciera de las suyas. Y en materia de logística, también nos transportaron a sus primeras ediciones, porque al parecer, el festival no solo rindió “tributo” a sus carteles anteriores reciclando el elenco, sino también teniendo fallas groseras en el audio como si se tratase de 2010 o 2011 además de la pésima organización.

Sábado 16 de noviembre

Los exitosos debuts de Inhaler y Blossoms

Eran apenas las 14:50 hrs. de la tarde, y el venue ya mostraba mucha afluencia de asistentes, quienes se distribuían entre los cinco escenarios disponibles para lo que sería una larguísima jornada.

Los irlandeses de Inhaler (también conocidos como “la banda del hijo de ‘Bono’ de U2”) abrieron las actividades del escenario Doritos. Con tan solo un EP que los respalda, Elijah Hewson (“Bonito”) y compañía lograron reunir a una gran cantidad de fans que se han sumado a la causa gracias a temas como “I Won’t Always Be Like This” y “My Honest Face”, el cual nos remite muchísimo al U2 de álbumes como ‘Boy’ y ‘October’.

¿No es irónico que las nuevas generaciones prácticamente han ignorado el legado de U2, y ahora rindan pleitesía a una banda que muestra ese sonido gestado hace casi 40 años? Porque no hay duda que Elijah heredó la enorme capacidad vocal de su padre. Y si somos sinceros, dada la poca ambición que el festival ha mostrado en sus últimas ediciones, es obvio que esto será lo más cercano que el Corona Capital esté de tener a algo relacionado con U2 entre su elenco.

Posteriormente, en el mismo escenario se dio otro debut, en este caso el de los británicos Blossoms, quienes desde su aparición en 2016 habían sido una de las bandas que más circulaban en los carteles fake del Corona. Y en esta primera vez causó sorpresa la gran cantidad de gente reunida para ver el set de la banda inglesa, mismo que comenzó con una falla en el micrófono del vocalista Tom Odgen (cuya apariencia remitía al Alex Turner de 2009), y el espectáculo siguió con una fan que aventaba flores y los temas que han tenido gran repercusión en la Gran Bretaña como “Blow”, “Honey Sweet” y “Your Girlfriend” (lanzada este año). Incluso interpretaron de manera sorpresiva un pasaje de “Blue Monday” de New Order que prendió más a los asistentes.

El sorprendente show de Miami Horror y la cátedra de Tycho.

Dos de los mejores shows del día se dieron justamente en el Levi’s Tent. Primero, los australianos de Miami Horror sorprendieron en todos los aspectos: el gran set que montaron, la energía sobre el escenario de sus integrantes y la enorme cantidad de gente reunida en la carpa saturando los accesos a la misma.

Apoyados con dos vocalistas externos, Miami Horror hizo su regreso al Corona Capital (la primera vez fue en 2015) de manera triunfal, con temas como “Holidays”, “Restless”, “Leila” y ese combo imbatible que fue “Real Slow” y “Sometimes”. El líder de la agrupación, Benjamin Plant, se mostró sumamente animado, al grado de montarse sobre la consola de audio y escalar uno de los pilares de soporte del escenario logrando la ovación de la audiencia.

El otro acto que nos conmovió fue Tycho, el proyecto encabezado por el productor y diseñador Scott Hansen, que hizo un recorrido por su discografía previa, abriendo su set con la bellísima “A Walk”, en el que los visuales y las capas atmosféricas creadas por Hansen hicieron el match perfecto. Otros temas como “Awake” y “Epoch” hicieron vibrar a los fans.

La diferencia más notable entre su primera vez en la CDMX (SALA, 2015) y ésta, fue la participación de la cantante norteamericana, Saint Sinner, quien hizo su aparición en escena para interpretar algunos temas como “Japan” y “Pink & Blue”, incluidos en ‘Weather’, la más reciente entrega de Tycho, y primera en incluir vocales.

El punto bajo con Cat Power y The B-52’s

Cat Power salió al escenario Corona Light advirtiendo que éste sería el cierre de su gira Wanderer. Pero su presentación fue para el olvido; nunca conectó con la gente, ni siquiera interpretando “The Greatest” (su canción más conocida). Vaya… era tal la apatía del público, que éste ni se había dado cuenta de que la cantautora y su banda ya habían finalizado su set y abandonado el escenario. Cabe mencionar que Cat Power utilizó dos micrófonos; uno de ellos tenía activado el autotune. Sin embargo, salió molesta porque ambos dispositivos no fueron lo suficientemente “ruidosos”.

Mientras tanto, el set de The B-52’s no mejoró el panorama, pues al pisar el Escenario Corona, nos encontramos con las terribles fallas en el audio, al grado de que la gente ubicada detrás de la consola no cesaban de gritar “¡Súbanle! ¡Súbanle! ¡Súbanle!”.  De entre los actos new wave que el Corona Capital ha agendado a lo largo de sus 10 ediciones, éste ha sido de los menos emocionantes y más prescindibles (junto con The Psychedelic Furs en 2015).

Travis y Franz Ferdinand, ganando como siempre.

Los escoceses de Travis entendieron muy bien que, si éste es un acto de nostalgia, lo mejor es irse con la “vieja confiable”, y tocar todos los éxitos que sean posibles en una hora. Fran Healy y compañía han venido tantas veces, que uno pensaría que ya no provocan la misma emoción; sin embargo, no hay manera de resistirse al encanto de temas inmortales como “Side”, “Driftwood”, “Closer” y la siempre aclamada “Why Does it Always Rain On Me?”. Nada nuevo presentó Travis, y fue lo mejor, pues es obvio que sus mejores momentos se hallan en álbumes como ‘The Man Who’ (1999), ‘The Invisible Band’ (2001) y ‘The Boy With No Name’ (2007).

Y quizás los grandes triunfadores de la noche fueron los también escoceses de Franz Ferdinand, quienes lograron que el escenario principal luciera atascadísimo, a lo que correspondieron con un energético set en el que los temas de su debut homónimo (Franz Ferdinand, 2004) fueron los más ovacionados, sobre todo su más popular, “Take Me Out”, que fue el punto alto de su presentación tras el cual, la audiencia empezó a disiparse para acudir a ver a Two Door Cinema Club y Weezer en los otros escenarios.

La actuación de Franz Ferdinand incluyó otros clásicos de la banda como “Do You Want To” (uno de los más coreados), “The Dark of The Matinee”, “Michael”, “Ulysses”, la inicial “No You Girls” y el cierre con la potente “This Fire” con la que Alex Kapranos y compañía justificaron su posición como uno de los actos estelares de esta edición.

The Strokes, de la gloria al infierno.

Con The Strokes había muchas expectativas. Tras su última visita ocurrida en el Corona Capital 2011, en la que el cuarteto neoyorkino brindó una gris actuación (de todos modos, ya era poco lo que podían hacer después del perfecto e inolvidable set de Portishead), lo menos que pedíamos con su regreso, ocho años después, era que saltaran al escenario conscientes de su gran leyenda y se redimieran con el público de la capital mexicana.

Habían razones de peso para esperar algo grande de ellos, pues parecía que por fin su sonido había encontrado el equilibrio y la madurez en los actos en vivo sin perder un ápice de su esencia (su participación en Lollapalooza Argentina 2017 era un buen parangón para esperar algo cuando menos cercano).

Tras una hora de empujones y hostilidades entre el público expectante, finalmente The Strokes salieron a escena. El júbilo y la euforia no se hicieron esperar, como tampoco se hizo esperar el arsenal de clásicos que empezó con la fantástica “Heart in a Cage”, seguido de ese combo winner compuesto por la ya inmortal “You Only Live Once” y la velvetiana “The Modern Age”. Parecía que The Strokes hacían honor a su estatus de “históricos”, porque estaban sonando impecable.

Pero después vino el dejà vu, y el gran trabajo de Nick Valensi, Albert Hammond Jr., Nicolai Fraiture y Fabrizio Moretti terminó siendo opacado por Julian Casablancas y su pésima actitud. En redes sociales comentaban que la molestia del frontman se debió a que los fans de adelante pedían “Juicebox”, y éste entendió “You Suck”. Pero también se afirma que Casablancas venía en estado inconveniente (¡Vaya! ¡Qué raro!).

El entusiasmo de la gente fue decayendo, no solo por la actitud arrogante de Julian (a quién le pareció gracioso afirmar que en el contrato debían decir “I Love You Mexico”), sino por el cansancio físico ocasionado por los terribles empujones. Al llegar “Reptilia”, que era uno de los temas más esperados, sobresalieron los celulares y la canción fue coreada por todos, pero los brincos y algarabías que habían cimbrado el escenario Corona al inicio del recital no volvieron a aparecer.

Finalmente vino el encore con tres canciones: “Is This It”, la muy solicitada “Juicebox” (que no habían tocado en 2011) y el cierre con el mega hit, “Last Nite”. Y fue todo. Los cuatro músicos salieron del escenario sin despedirse, aunque en las pantallas daban las “gracias”.  Se nos había prometido un set de 1 hora con 40 minutos, y éste apenas y rebasó los 70 minutos. La gente salió molesta por el show tan breve, pero hemos de decir que los culpables de este malentendido no es la gente de The Strokes, sino los organizadores*.

Y así fue como el regreso de The Strokes dejó un sabor agridulce, pues si bien, la banda sonó brutal (en serio el trabajo de los guitarristas Albert Hammond Jr. Y Nick Valensi fue lo más sobresaliente), los desplantes de Julian Casablancas y el tiempo reducido del show echaron por la borda este momento tan esperado.

Otra vez daba la impresión de que la banda estaba en el escenario principal del Corona Capital solo “por chamba”, pero sus ganas de estar ahí parecían mínimas. Si acaso Albert Hammond Jr. se veía más animado recorriendo el escenario con su guitarra e interactuando con el público.

*Fraude Capital.

Decíamos que los únicos responsables del malentendido con la duración del set de The Strokes fueron los organizadores, y no la banda, pues los primeros tramposamente prometieron un show de poco más de hora y media, a pesar de que la actual gira de The Strokes consiste en este mismo listado de 18 canciones (incluso en otros festivales han tocado únicamente 14 temas). Posteriormente, los propios organizadores tuvieron que salir a confirmar que ése era el tiempo  que los neoyorkinos tenían programado desde un inicio (1 hora con 15 minutos).

Entonces, ¿por qué carajos anunciaron media hora más?

Es la segunda vez en el año que los organizadores del Corona Capital engañan al público. En la versión de Guadalajara ocurrida en mayo pasado, hicieron exactamente lo mismo con Tame Impala, prometiendo un show de dos horas de duración, y al final terminaron recortando media hora de éste alegando “fallas técnicas” que atrasaron su salida al escenario. Finalmente, la banda australiana tocó un set de hora y media (duración real de sus presentaciones en esta gira).

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.

Video de la semana
Publicidad
Aquí puede ir la foto del ex, pasaporte o la marca de tu compañía. No sé, piensalo.
Galería de fotos by Ferenc

Peter Murphy

Peter Murphy

Major Lazer

Major Lazer

Álbum de la semana
Para tu date
Nov, 6, 2019
ticket
$520
Nov, 25, 2019
ticket
$700
Oct, 5, 2019
ticket
$1,149
Oct, 15, 2019
ticket
$620
Bitnami