Así lo vivimos: Elbow en El Plaza Condesa

Guy Garvey y compañía finalmente tuvieron su propio show en nuestro país....

El pasado jueves 16 de enero, el sueño de unos cuántos (incluyendo a quien esto escribe) por fin se vio cristalizado con el primer concierto de Elbow en la Ciudad de México como acto estelar, que también sería el primer concierto del año (y de la década) en la capital mexicana.

Pero, para que esto ocurriera, hubo que sortear algunas situaciones un tanto absurdas por parte de la empresa organizadora (sí, nos referimos a ti, Ocesa), como el hecho que a estos se les haya ocurrido programar el recital de la banda británica en el Auditorio Nacional, un inmueble que lucía demasiado grande para el poder de convocatoria de Elbow.

Y no es que la banda no mereciera llenar un recinto así; al contrario,  Guy Gurvey y compañía tienen calidad y repertorio de sobra para hacer retumbar un lugar como el Auditorio Nacional, o para haber tenido una mucho mejor recepción de la obtenida en el Corona Capital 2017, en donde fueron vilmente menospreciados por una audiencia que no era apta para entender la majestuosidad de su obra y su acto en vivo (fans de Foo Fighters tenían que ser).

En esta ocasión, volvió a quedar claro que la popularidad del combo originario de Manchester, Inglaterra en nuestro país no está ni cerca del arraigo que tienen en el Reino Unido y Europa; incluso en EE.UU. parecen gozar de una mayor aceptación. De este lado, Elbow es más una banda de “culto” como lo son Doves, Starsailor (quienes finalmente llegaron a la CDMX en 2018) y Embrace (cuya llegada a territorio azteca se antoja menos que imposible).

Así pues, el recital fue cambiado del Auditorio Nacional al Plaza Condesa, un lugar de mucho menor capacidad, pero que, para ser honestos, anhelábamos que fuera ahí desde un principio debido a la sensación de intimidad y cercanía que el venue ofrece con las actos que ahí se presentan, además de la acústica cuasi intachable de la que goza.

Finalmente, llegó el día esperado por los fans (y por la banda misma, al parecer) en el cual, justamente, se lanzó una promoción de 2×1 que en ocasiones anteriores ha sido efectiva para que una mayor cantidad de gente asista a los conciertos efectuados en El Plaza. En esta ocasión, daba la impresión de que sería lo contrario, pues al ingresar el venue durante la actuación de Jesca Hoop (elegida por Guy Garvey para abrir el show), la entrada lucía realmente pobre (a lo mucho, se veían unas 150-200 personas presenciando el acto de cantautora norteamericana).

Pese a la poca audiencia, Jesca Hoop no mermó en su ánimo y ofreció un breve pero magnífico set en el que sólo le bastó su guitarra y el acompañamiento de dos violinistas (que más tarde se unirían a Elbow) para brindar una actuación ad hoc para recibir al acto estelar.

Llegando las 9:00 pm., ya con un público mucho más numeroso, Elbow saltó al escenario abriendo el show con la maravillosa “Dexter & Sinister”, primer sencillo de su más reciente álbum, ‘Giants of All Sizes’ (2019),  el cual contó justamente con la participación de Jesca Hoop en los coros (igual que en la versión de estudio), sonando verdaderamente brutal.

Elbow y Jesca Hoop interpretando «Dexter & Sinister»

En seguida, Guy Garvey encendería los ánimos de la audiencia con un speech en español en el que expresaban “¡Buenas noches, hermanos y hermanas mexicanos! Ésta es la primera vez que tocamos como grupo principal, y para nosotros después de veinte años esto es un sueño cumplido” (para nosotros, los fans, también lo fue). Y de esta manera, el carismático frontman y sus compañeros de grupo conectaron definitivamente con el público.

Así pues, continuaron con el tema doble, “Fly Boy Blue/Lunette”, que tuvo un gran recibimiento, seguida de la preciosa “Mirrorball”, el tercer track de su aclamado ‘The Seldom Seen Kid’ (2008), el álbum que los consolidó en el Reino Unido y que permitió su llegada a Norteamérica, y de ahí pasaron a otro corte nuevo, “Empires”, segundo sencillo de su más reciente material.

El único contacto con sus primeros años se dio con la maravillosa “Station Approach”, incluida en su tercer álbum, ‘Leaders of The Free World’ (2005), y que fue sumamente valorada por los fans de antaño. La noche siguió con la lúgubre “My Sad Captain”, a la que Guy Garvey dedicó y brindó “por las personas que ya no están con nosotros”.

Para despejar la melancolía, la banda interpretó la frenética “White Noise White Heat”, la cual fue presentada por el líder de la banda manifestando su opinión en contra del Brexit. Y de ahí, volveríamos a los puntos altos del recital con la magistral “The Bones of You”, otro tema de ‘The Seldom Seen Kid’, cuya base percusiva hace partícipes a todos los integrantes de la banda, mientras el guitarrista Mark Potter tiene su momentum con ese tremendo riff.

Uno de los highlights de la noche se dio durante “Magnificent (She Says)”, la cual fue interpretada en una versión acústica que no hace justicia a su versión de estudio, pero que fue coreada por todo los presentes en el Plaza Condesa, bajo la instrucción de Guy Garvey, cuyo papel como vocalista va mucho más allá de endulzarnos los oídos con su peculiar voz; el tipo es un frontman que sabe cómo enganchar con su público.

View this post on Instagram

Mexico, we LOVE you. Can we come back again please?

A post shared by elbow instagram (@elbowofficial) on

Ya hacia el final, tras haber interpretado “Kindling” (cuya versión alterna incluye un dueto con el genial John Grant), Guy Garvey presentó la dreamy “Weightless” que está llena de sentimientos encontrados, pues, de manera paralela, hace referencia a la pérdida de su padre y al nacimiento de su hijo.

Y, tras haber coordinado un ejercicio vocal con el público,  finalmente llegó la poderosa “Grounds for Divorce”, que hizo retumbar el lugar e hizo estallar en júbilo a los asistentes mientras estos coreaban “One day will be drinking with the seldom seen kid”. Otro de los momentos cumbre de la noche, sin duda, tras el cual la banda abandonaría el escenario momentáneamente.

Unos minutos más tarde, el combo británico regresaría para interpretar la tenue “Lippy Kids” de su quinto trabajo, ‘Build a Rocket Boys!’ (2011) para dar paso a otro ejercicio vocal que serviría de introducción a la épica “One Day Like This”, el primer single de ‘The Seldom Seen Kid’ (álbum ganador del Mercury Prize en 2008), y en el cual el público se uniría en una sola voz para interpretar el insistente coro que recita “Throw those curtains wide! One day like this a year’d see me right”, conducido por una progresión de acordes que en mucho recuerda a “Hey Jude” de The Beatles.

Y así, Elbow daría por finalizada su primer show como acto principal en la Ciudad de México, con un Plaza Condesa casi lleno, agradeciendo al público y a… OCESA por invitarlos (obviamente, no faltaron las rechiflas). No sólo fue un estupendo show para nosotros, los asistentes, sino para ellos mismos, quienes no podían ocultar su expresión de satisfacción.

Y sí, apenas es el primer show del 2020, y bien lo podríamos poner entre uno de los mejores del año, pese a que nos quedaron a deber muchísimo material de sus dos primeros álbumes, ‘Asleep in The Back’ (2000)  y ‘A Cast of Thousands’ (2003), pues varios de los fans de antaño esperábamos con ansias escuchar temas como “Fugitive Motel” y “Powder Blue”, pero quizás será en otra ocasión, ahora con un poco más de esperanza de que vuelvan.

Y así, con tan solo 15 canciones y casi dos horas de concierto, pudimos comprobar que Elbow es una banda fuera de serie; su sonido es impecable, calculado, pero a la vez, transmite mucho y siguen siendo capaz de tocar las fibras más sensibles de quienes lo escuchan. Y en cuanto a Guy Garvey… Pfff! Ese hombre es un tesoro de la música alternativa. Un frontman en toda la extensión de la palabra con una de las voces más privilegiadas de los últimos 30 años.

¿Valió la espera de 20 años? ¡Valió cada maldito segundo!

Elbow en El Plaza

The Flu

Educado y lindo.
No Comment

Leave a Reply

Disco de la semana

¿No lo viste?