Mick Jagger y Keith Richards ceden los créditos de «Bitter Sweet Symphony» a The Verve

Uno de los casos de mayor injusticia, no solo en la historia de la música británica, sino de la música pop en general, fue la ocurrida con «Bittersweet Symphony»,...

Uno de los casos de mayor injusticia, no solo en la historia de la música británica, sino de la música pop en general, fue la ocurrida con «Bittersweet Symphony», ese himno de tintes chamber pop que catapultó a The Verve a la cima de la popularidad en 1997.

El tema que abre el tercer material de la banda inglesa, ‘Urban Hymns‘ (1997), fue motivo de disputa debido a que estos tomaron prestado un fragmento de la versión orquestal de «The Last Time«, canción original de The Rolling Stones que fue publicada en 1965, y cuya reversión instrumental fue lanzada por The Andrew Oldham Orchestra en 1966. Richard Ashcroft solicitó la utilización de 5 notas a manera de sample, petición que fue autorizada por Decca Records.

Ésta es la versión orquestal de «The Last Time» grabada por  The Andrew Oldham Orchestra.

Cabe señalar que, los derechos de las canciones de los Rolling Stones lanzadas antes de 1971, ni siquiera eran propiedad de los propios «Stones», sino de su ya fallecido manager Allan Klein, cuya compañía ABKCO Records era poseedora de estos temas entre  los que se incluía «The Last Time».

La bomba entre The Verve y Allan Klein estalló justamente en 1997, cuando «Bittersweet Symphony» empezó a tener notoriedad hasta convertirse en un suceso a nivel mundial. Klein habría de interponer una demanda en contra The Verve, alegando que  la otrora banda de shoegaze (en aquellos días ya había mutado en un acto brit pop) había excedido el número de notas permitidas para su uso en el top hit de la banda, a quienes el manager acusó de «plagio».

Richard Ashcroft tomo la decisión de incluir a Jagger y Richards como «co escritores» del tema, con el fin de evitar una disputa en la corte que los llevara a una derrota con mayores consecuencias. En un principio, se había acordado que las regalías del tema serían repartidas 50/50 entre Ashcroft y el binomio Jagger/Richards, pero, aparentemente, las altas ventas de la grabación hicieron que Klein sacara lo peor de sí, y exigiera el 100% de las regalías generadas por ‘Bittersweet Symphony’, amenazando a los integrantes de The Verve con retirar el álbum (‘Urban Hymns‘) de las tiendas en caso de no ceder a la funesta petición del representante de los Stones.

Así pues, lo que siguió fue un episodio de total frustración para The Verve, sobre todo para Richard Ashcroft, quien había rechazado la propuesta de Nike de usar «Bittersweet…» para un comercial, pero tras la resolución legal en su contra, Allan Klein fue quien terminó aceptando la solicitud de la marca deportiva. La canción competía por el GRAMMY ya sabemos que a nadie le importan ese premio por «Mejor Canción de Rock» en 1999, pero los créditos de la misma fueron revertidos a favor de Mick Jagger Y Keith Richards, resultando la nominación para ellos.

Finalmente, después de estos tragos amargos que mermaron la salud de Richard Ashcroft, y tras la partida del guitarrista, Nick McCabe, quien abandonó la banda estando de gira,  The Verve anunció que se separaría por segunda ocasión (la primera fue en 1996).

2019: Finalmente, se hizo justicia.

Hace unas horas, Richard Ashcroft dio a conocer, de manera inesperada, que los derechos de «Bittersweet Symphony» finalmente serían cedidos por Mick Jagger y Keith Richards en su totalidad al ahora ex vocal de The Verve, poniendo fin a una disputa de 22 años. El cantante lo hizo público en sus redes sociales, dedicando unas palabras a los dos integrantes de The Rolling Stones, el cual finalizó de manera contundente con la frase «Music is Power», uno de los temas más conocidos en su faceta solista:

Tengo el enorme placer de informarles que Mick Jagger y Keith Richards acordaron otorgarme su parte correspondiente al crédito del tema, «Bittersweet Symphony».

Esta notable y positiva serie de eventos en la vida fue posible gracias al amable y magnánimo gesto de Mick y Keith, quienes también se han mostrado felices por excluir sus nombres de los créditos, y ahora todas las regalías derivadas de la canción pasarán a mi poder. Quisiera agradecer a los principales actores en esta resolución: mis representantes Steve Kutner y John Kennedy, a los representantes de los Stones, Joyce Smyth y Jody Klein, y por último un enorme y cálido agradecimiento y mi respeto a Mick y Keith.

La música es poder.

 

22 años después, podemos hablar de que se hizo justicia para The Verve y Richard Ashcroft, uno de los músicos y compositores más prolíficos del Reino Unido.

 

No Comment

Leave a Reply

Disco de la semana

¿No lo viste?